Hoy en día, Apple es la empresa con mayor capitalización bursátil del mundo con cerca de 720.000 millones de dólares seguida por, cómo no, Google y Microsoft. Como sabéis, la capitalización bursátil hace referencia al valor de una empresa en bolsa, es decir el número de acciones por el precio de cada una de ellas. Esta es una cifra mareante ya de por sí pero ¿Y si en un futuro reciente hubiera una empresa más grande que Apple, Google y Microsoft juntas, cómo reaccionarían los mercados?

Esta es una posibilidad bastante factible si tenemos en cuenta que el gobierno de Arabia Saudí está en proceso de privatizar un 5% de la joya de su corona, Saudi Aramco. Esta empresa estatal se dedica a extraer, refinar y distribuir petróleo y gas natural exportando a escala mundial. Diferentes estimaciones realizadas por el gobierno saudí valoran el conglomerado en torno a los 2 trillones de dólares americanos (2 billones españoles). Solo con la privatización del 5%, la salida a bolsa rondaría los 100.000 millones de dólares, cuatro veces superior a la mayor privatización de la historia hasta ahora, Alibaba hace más de 2 años. A pesar de ello, existe un debate entre los analistas ya que muchos de ellos dudan que la valoración alcance dicha cifra, tal y como estiman desde el propio gobierno saudí.

Una valoración de esta envergadura es compleja, y dado que el gobierno tratará de obtener la mayor cantidad de dinero posible, le interesa una valoración superior a los 2 trillones de dólares americanos. La complejidad de la valoración reside en la diversificación de producto y de procesos por parte de Saudi Aramco así como por las reservas probadas de petróleo y gas. Estas cifras probadas de barriles de petróleo se estiman en 260 billones de barriles, pero es un dato de la propia compañía y nunca nadie ha sido capaz de verificar este dato dado la opacidad de la sociedad estatal. Es decir, se valorará dependiendo del precio de las commodities y de unas estimaciones difíciles de probar. Además, desde el punto de vista financiero, la valoración es bastante compleja por la opacidad de la sociedad, la complejidad de un sector petroquímico dependiente de la oferta y demanda global y por el constante desarrollo de las energías alternativas. Esta es la razón para que esta peculiar OPV lleva en marcha más de un año y probablemente se alargue hasta 2018.

Desde el punto de vista de los bancos de inversión, como es comprensible y común en la industria, el roadshow y la colocación de acciones se llevara a cabo por diversos banco. La salida a bolsa de Aramco generará un record en el pago de honorarios debido a la dimensión de la operación y el acuerdo podría llegar a generar 1.000 millones de dólares de beneficios para los bancos, según WSJ. Las comisiones de una transacción fructífera de 500 millones de dólares puede ser de hasta un 4% (20 millones) y las transacción superiores a los 500 millones (en este caso hablamos del 5% de 2.000.000.000.000) como en este caso de 100.000 millones obtienen un porcentaje por comisión inferior cercano al 1%.

Como dato curioso, el objetivo del gobierno con esta salida a bolsa del 5% de la joya estatal es obtener más liquidez y recursos para su fondo soberano. Con este fondo tratan de acabar con su dependencia del petróleo invirtiendo en energía eólica, solar o geotérmica entre otros. Según el príncipe Mohamed bin Salman y dentro del plan de reformas “Visión 2030” la intención del país arábigo es ser capaz de sobrevivir sin una dependencia total del petróleo en el año 2020. Esto se debe a que cerca del 70% de los ingresos del gobierno saudí (los presupuestos del país), provienen de la extracción, producción y venta de crudo, cuyo precio en el mercado ha pasado de 115$ en Junio de 2014 a 28$ en Enero de 2016 para rebotar levemente hasta los 55$ actuales. La caída del precio del barril de petróleo durante 2015 genero un déficit cercano al 15% de su PIB. Cabe recordar que fue en 2016 cuando Arabia Saudí emitió deuda por primera vez para hacer frente al déficit presupuestario. La cantidad emitida superó los 17.000 millones de dólares.

Finalmente y centrándonos más en el impacto en los mercados financieros dada la magnitud de esta OPV y la cuota de mercado del país arábigo (produce el 10% de la oferta mundial de petróleo), existe la posibilidad de un incremento generalizado de la volatilidad en los mercados los días previos a la OPV, a tener en cuenta el índice VIX, índice de referencia para la volatilidad en los mercados. Por lo tanto, podemos decir que mientras Saudi Aramco no haga públicos todos los datos de su opaca joya de la corona para la salida a bolsa, será muy complicado calcular un precio objetivo y estimar si este está sobrevalorado o no. Lo que sí podemos decir, es que la industria petroquímica de Arabia Saudí tiene buenas previsiones por su elevada correlación en los mercados con la recuperación del precio del crudo y el crecimiento de la economía global.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s