Echando la vista atrás, Facebook abrió el camino en la era de las redes sociales. Su fundación en 2004 en los dormitorios de Harvard y sobre todo su posterior crecimiento y salida a bolsa en 2012 han sido factores esenciales para el desarrollo de diversas redes sociales. Tras la creación y posterior salida a bolsa de Facebook vinieron Twitter, LinkedIn, WeChat, WhatsApp, Skype o Instagram entre otras. Recientemente le ha llegado el turno a Snapchat de salir a bolsa, llenando de billetes los bolsillos de sus creadores e inversores iniciales, principalmente empresas de capital riesgo como Lightspeed Ventures, Coatue Management o Benchmark Capital.

El jueves 2 de Marzo comenzaron a cotizar las acciones de Snap Inc. en el New York Stock Exchange (NYSE). Sus fundadores Evan Spiegel y Bobby Murphy pasaran a ser propietarios del 22% de la compañía cada uno y tendrán el 70% de los votos accionariales. El rango inicial previsto durante la colocación oscilaba entre 14 y 16 dólares pero debido a la gran demanda, Snap Inc. decidió fijar el precio de salida en 17 dólares. Este hecho ya hacia indicar que existiría una presión al alza durante las primeras horas de negociación, y así fue. El primer precio de cruce de oferta y demanda de acciones en el que empezó a cotizar fue de 24 dólares, es decir una subida instantánea de más del 40% entre el precio fijado por la compañía y el primer precio del mercado.

Durante la primera sesión en la que se negociaron los títulos, la valoración de Snap Inc. superó los 33.000 millones de dólares, tres veces la capitalización bursátil de Twitter. El éxtasis llego cuando en la jornada posterior (viernes 3 de Marzo), las acciones volvieron a subir más de un 10%, fijando un tope de valoración cercano a los 38.000 millones de dólares. La volatilidad se ha mantenido durante los días posteriores con caídas cercanas al 10% durante dos sesiones. Esta volatilidad y los grandes volúmenes de compraventa de acciones son comunes durante las primeras jornadas de cotización tras una OPV. Este efecto ya se vio en el pasado en las salidas a bolsa de Facebook y Twitter. Al cerrar los mercados el viernes, cada acción de Snap Inc. se compraba por 22 dólares, es decir, un 30% más que su precio inicial (recordemos que fue de 17 dólares) y un 18% inferior a su cotización máxima (27 dólares).

Al igual que sucediera con Facebook y Twitter cuando salieron a bolsa, Snap Inc. no cuenta con beneficios. Durante el año 2016 registró pérdidas superiores a los 500 millones de dólares. A este dato hay que añadir que nunca en su historia ha tenido beneficios y en el medio plazo no se espera que los tenga. Por lo que, ¿Cómo una empresa que tiene perdidas, puede realmente llegar a valer más de 30.000 millones de dólares? ¿Qué se está valorando en Snap Inc.? Hay diversas opciones, por un lado la posibilidad de que en un futuro lejano la compañía obtenga beneficios y por otro la masa de más de 150 millones de usuarios diarios que pasan cerca de media hora diaria en la aplicación. Dentro de esta segunda opción, cabe destacar que al igual que Facebook o Twitter, Snapchat obtiene y almacena datos de sus usuarios relacionados con gustos o tendencias que se pueden explotar a través de big data.

La salida a bolsa de Snap Inc. ha sido la más grande en el mercado americano desde que en 2014 Alibaba se valorase en 168.000 millones de dólares. Por lo que se puede entender que los éxitos recientes de Twitter, Snapchat o Alibaba en sus salidas a bolsa, deja la puerta abierta a otras empresas como Airbnb o Uber para una OPV en un futuro próximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s